Corearte Brasil 2014

Más escenarios que nunca, distribuidos en 4 ciudades han acogido a nuestros cantantes, que han llegado a Caxias do Sul desde Chile, México, Uruguay y Brasil.

La camaradería y la música han hecho de este encuentro algo muy especial para los participantes y  para el público que ha asistido a los conciertos.

En el fin de semana antes de comenzar el Festival de coros los coreutas de Caxias do Sul han trabajado con los maestros Mara Campos (Brasil), Josep Prats y Basilio Astúlez (España).

Los talleres del Festival coral han sido una buena oportunidad para los coros de Caxias do Sul de ser dirigidos por maestros de renombre internacional.  Grupos  completos como el Coro Juvenil do Mohino (Cristiane Ferronato)  y el Coro de la Facultade IDEAU (Federico Trindade) han compartido este espacio con cantantes individuales.

Un desfile y canto coral por el Parque dos Macaquinhos en el centro de la ciudad, propició una fiesta de color y música que brindó a nuestros cantantes mucha energía para comenzar la semana. El concierto de apertura estuvo a cargo del Coro Municipal de Caxias do Sul dirigidos por la maestra Cibele Tedesco que nos mostró un repertorio popular de la música gaucha y luego los talleristas mostraron el trabajo del fin de semana con los maestros invitados.

La semana transcurrió volando entre talleres de música, comidas criollas, paseos, visitas a diferentes ciudades y conciertos.

El maestro belga Johan Düijck nos ofreció un recital de piano en el Conservatorio de Música de Porto Alegre que fue muy bien recibido por los participantes y el Grupo Expresso 25 dirigidos por el maestro Pablo Trindade nos ofreció una cena show con lo mejor de la música brasilera arreglada por Trindade para este grupo.

Llegamos a un excelente concierto de clausura en la Catedral de Caxias do Sul, donde cada coro cantó una pieza de su país y cerramos con una muestra de los talleres trabajados durante la semana.

En resumen una fiesta que terminó con una cena exquisita, intercambio de recuerdos y la alegría de haber terminado una vez más otro encuentro humano inigualable.